Contacto | 651 338 508

¿Eres cliente? ¡Identifícate! | ¿Eres nuevo? ¡Regístrate!

Blog

La Leche Materna, El Alimento Ideal

22/04/2016 | Lactancia

La Leche Materna, El Alimento Ideal

            Durante los meses del embarazo se plantean las preguntas: ¿Qué tipo de leche le voy a dar a mi bebé cuando nazca? ¿Leche materna o preparados lácteos? ¿Pecho o biberón?

            Evidentemente, la respuesta depende de la situación de cada mamá. Dar de pecho requiere mayor dedicación de tiempo y esfuerzo hacia el bebé por parte de la mamá, pero también reporta mayor cantidad de beneficios para cada una de las partes implicadas.

            En el caso de la mamá, el acto de dar el pecho estrecha el vínculo emocional con su bebé, contribuye a la recuperación del útero y de la figura corporal tras el parto, así como diversas investigaciones que concluyen que la lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de mama (ver página de Nutrición Hospitalaria). 

            Por el otro lado, en el caso del bebé la leche materna presenta una composición única, distinta de otros tipos de leche, que se adapta a las necesidades variables del recién nacido. De este modo, desde el nacimiento hasta los 2 – 4 primeros días aproximadamente, el bebé tomará el calostro, un tipo de leche de color amarillento muy rica en proteínas, sales minerales, enzimas protectoras y anticuerpos que juegan un papel muy importante en el inicio de las defensas del bebé, en cambio es más pobre en grasas y azúcares. Posteriormente y durante 7 – 10 días aproximadamente, se segrega una leche de transición que es mucho más rica en grasas y azúcares como la lactosa, y por último tenemos la leche madura, que es la producida por la glándula mamaria hasta el final de la lactancia.

            En muchos casos se hace muy difícil compatibilizar la vida laboral con la lactancia materna, pero existe la posibilidad de extraer y congelar la leche para utilizarla según nuestra conveniencia, de este modo, la leche almacenada en el frigorífico a una temperatura de entre 1 a 4ºC puede conservarse hasta 5 – 6 días, mientras que en el congelador a una temperatura de entre -18 y -20ºC la podemos conservar hasta 6 meses.

            En caso de optar por la extracción y conservación de la leche materna debemos tener en cuenta dos aspectos muy importantes:

  • Antes de la extracción debemos lavarnos las manos, así como esterilizar los utensilios que vayamos a emplear.
  • Es fundamental etiquetar los tarros a congelar con la fecha de extracción de la leche, de este modo evitamos confusiones y posibles errores que puedan provocar el deterioro del alimento.
< Volver
A partir de 60€ de compra Gastos de Envío GRATIS
Envolvemos para regalo
Compra 100% segura